Estado: una fuerza unificadora basada en hechos

2020-12-23T16:15:38-03:00 23/12/2020|Categorías: Institucional|Etiquetas: , , |

Desde la FLH compartimos y acompañamos la carta de K.M. Greg Sarkissian, Presidente del Zoryan Institute (Canadá), en relación a la actual situación en la República de Armenia. Las expresiones no corresponden a la posición oficial de la FLH, organización dedicada a la investigación, difusión y análisis de cuestiones concernientes a los genocidios y a la memoria del Genocidio Armenio. Consideramos importante la difusión de esta postura a los efectos de que se pueda materializar el Nunca Más universal.

Escribo esta carta con la esperanza de que llegue a todos y cada uno de los ciudadanos de Armenia, implorando que vean a Armenia desde una perspectiva que tenga en cuenta las realidades de la situación actual. Espero que nos anime a todos a recordar que hay cuestiones de Estado actuales que son más prioritarias que culpar y buscar venganza. Si se produce un caos y se pone en peligro el estado de derecho del país, otro perdedor en este proceso sería el pueblo de Armenia y la República de Artsakh.

Antes de comenzar a evaluar los hechos y las realidades de la posición de Armenia en la actualidad, quiero reconocer que muchas de las cuestiones a las que me referiré pueden haber sido planteadas en diversas ocasiones por miembros bien considerados de la comunidad armenia, personas como Eric Hacopian, Jirair Libaridian, Rueben Vardanyan, Noubar Afeyan, Daron Acemoglu y otros. Mi contribución a esta importante conversación se centrará no sólo en lo que ha sucedido, sino en cómo Armenia puede volver a centrarse en el progreso del país. Debo decir que tampoco pretendo tener las respuestas o soluciones para hacer avanzar el país, sino que me gustaría destacar la importancia de trascender el individualismo actual para el colectivismo.

Como Estado, Armenia debe descifrar cómo puede mejorar el funcionamiento de su sistema geopolítico: en el centro de esto, deben mantenerse los atributos de la condición de Estado. Una cosa está muy clara para todos nosotros, sin un enfoque realista y distante de profesionales experimentados sobre el estado actual de la nación, ningún liderazgo puede esperar sostener la condición de Estado de Armenia. La condición de Estado no tiene por qué significar una entidad democrática e independiente como algunos quisieran considerar a Armenia, sino que la condición de Estado está formada por una serie de atributos que un país debe defender activamente. Para ello, Armenia debe resistir el nacionalismo ciego y el afán de señalar con el dedo, de culpar y de propagar un odio innecesario. No podemos seguir mirando por encima del hombro para buscar el cuchillo en la espalda, debemos reorientarnos con la inestable realidad a la que se enfrenta Armenia en la actualidad.

Se ha hablado mucho de los hechos y realidades a los que se enfrenta Armenia, pero vuelvo a presentar algunos de ellos aquí ya que son tan importantes que deben constituir la base de cualquier conversación o análisis.

  • Armenia perdió la guerra en Artsakh contra la invasión de las fuerzas azerbaiyanas que contaban con el apoyo de Turquía, miembro de la OTAN, equipadas con cazas terroristas extranjeros importados y armadas con armamento israelí avanzado, incluidos los aviones teledirigidos que desempeñaron un papel importante en la destrucción de las defensas de Artsakh. Cualquiera que previera un resultado distinto de una pérdida contra esta gran ofensiva no estaba llevando a cabo una evaluación honesta de los factores en juego.
  • Armenia ha perdido a algunos de sus más jóvenes y brillantes. El país ha sufrido la pérdida de miles de civiles, víctimas de esta guerra. La gente ha perdido sus hogares, escuelas, medios de vida y los pilares de sus comunidades.
  • La República de Artsakh ha perdido en el plazo de un mes y medio siete distritos, mantenidos supuestamente como zona de amortiguación protectora y parte de su propio territorio, a cambio de una cesación del fuego forzosa sin un tratado de paz para una futura relación con Azerbaiyán.
  • Turquía se ha convertido en una enorme potencia debido a su ubicación estratégica, con numerosos oleoductos y gasoductos que atraviesan directamente su territorio: Oleoducto del Caspio, oleoducto Bakú-Novorossiysk, oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan, oleoducto Bakú-Tbilisi-Erzurum, gasoducto BlueStream, oleoducto Trans-Anatolia y oleoducto Nabucco West, entre otros. Además, con esta guerra, Turquía ha consolidado su propio lugar en el Cáucaso meridional, una zona en la que ha aspirado a influir desde hace mucho tiempo: en detrimento de Rusia.
  • A Azerbaiyán le han devuelto sus territorios y más, y como tal, no le importa si todo este conflicto se congela de esta manera en un futuro previsible.
  • En general, esta guerra se convirtió rápidamente en un juego de ajedrez regional entre Rusia y Turquía, con apuestas en esta región entre estas dos potencias ya altas, dados sus conflictos en Siria, Libia y el Mediterráneo Oriental y ahora en el Cáucaso. En esencia, la República de Artsaj se convirtió en otro peón en este juego de ajedrez regional y geopolítico. Dependiendo de las acciones subsiguientes de estas potencias, la condición de estado y la soberanía de Armenia pueden verse amenazadas.
  • Para Israel, cuya relación con Azerbaiyán es en gran medida transaccional (armas y petróleo), esta guerra ha solidificado la utilidad de esta relación para estas naciones. Con su capacidad militar aumentada gracias al armamento y los aviones teledirigidos de Israel, Azerbaiyán ha podido ganar ventaja a Armenia, asegurando así a Israel puntos de apoyo estratégicos clave. Esta relación continúa más allá del campo de batalla, la cooperación entre Israel y Azerbaiyán permitirá a cada nación agilizar su respectivo programa, arriesgando aún más la seguridad de Armenia. Así pues, el Irán también ha recibido un golpe a su seguridad debido a esta guerra: al tener Israel ahora una base en Azerbaiyán hacia la frontera norte del Irán, pondrá al Irán en general dentro del alcance de las ofensivas israelíes.
  • Si la situación escalara a una guerra entre el Irán y la alianza entre los Estados Unidos e Israel, la relación de Azerbaiyán proporciona a Israel importantes bastiones militares desde los que pueden operar en un área más amplia.
  • Es en este contexto que debemos reconocer las numerosas líneas de falla en las que se encuentra Armenia. Éstas se encuentran en el corazón del mundo cristiano y musulmán, el mundo Chiíta y Suní, el este y el oeste, la UE y los EE.UU. Rusia y el miembro de la OTAN (Turquía). En un rápido vistazo a los mapas que se presentan a continuación se demostrarán las numerosas consideraciones demográficas entre Turquía y Rusia, donde viven al menos 12 millones de personas de habla turca:
  • Armenia ha perdido un elemento significativo de su soberanía. Las fuerzas rusas controlan ahora las fronteras sur, este y oeste del país. Uno sólo puede imaginar lo que sucederá si Rusia se retira de estas fronteras.

Teniendo en cuenta estas realidades, debe realizarse una evaluación honesta; analizando la importancia del cese del fuego para Artsakh, y si realmente había otra alternativa que no fuera firmar dicho acuerdo, independientemente de quién fuera el gobierno en el lugar. También debe haber un análisis sincero de la preparación militar del país para la defensa y la seguridad en los últimos 30 años. Es vital recordar que un alto el fuego no es un tratado de paz o un acuerdo final, mucho está todavía sujeto a cambios a voluntad y capricho de los involucrados. El alto el fuego, si se mantiene, proporciona cinco años para que Armenia se posicione de tal manera que la paz negociada pueda proporcionar fronteras defendidas y seguridad, y reparar y reconstruir la infraestructura que necesita para asegurar un estado sostenible. En cualquier tipo de evaluación de la forma en que Armenia debe llevar a cabo cualquier negociación para la paz deben tenerse en cuenta las realidades actuales. La unidad colectiva de los principales partidos para sostener la condición de Estado de Armenia es el único mecanismo para encontrar una solución al precario lugar en que se encuentra el país.

Es natural esperar que cuando una organización fracasa, el jefe de la entidad dimita. Del mismo modo, es natural que la ira del pueblo, expuesto a la complacencia del Estado durante los últimos treinta años, se dirija a la cara del actual gobierno, el Primer Ministro Pashinyan. Dicho esto, no se trata de una cuestión de individuos. Una sola persona no resolverá esta crisis como una sola persona no la ha causado. Sin embargo, si hay que hacer un cambio en el gobierno, debe hacerse a través de los procesos constitucionales, o a través de un voto de confianza o de no confianza en el Parlamento.

El resultado, y posiblemente la probabilidad, de esta guerra no debería haber sido un choque para los que están en el poder en Armenia si hubieran considerado cuidadosamente el cambiante clima geopolítico en torno a la República de Artsakh. Gran parte de la geopolítica ha cambiado en los últimos diez años, especialmente el conflicto de los Estados Unidos e Israel contra el Irán, y con los rápidos cambios en la tecnología la región sigue cambiando en formas que han insinuado la amenaza a las fronteras de Armenia durante algún tiempo. Aquellos que lideran Armenia ahora y en el futuro, no deben rehuir estas realidades, para proteger su condición de estado, Armenia debe adaptarse a ellas.

Los representantes del actual gobierno, junto con la oposición, tienen una opción: o bien hacen política y promueven un discurso de odio hacia el otro, debilitando el Estado desde dentro y permitiendo así que el país descienda al caos. O bien, permiten que un organismo independiente analice la situación actual y actúe como facilitador de la comunicación entre estos partidos rivales, con el fin de formar un siguiente paso plausible, crítico para sostener la estadidad y llevar la paz a las calles.
Existe un profundo hambre de verdadero liderazgo en Armenia. Hay problemas reales y tangibles que deben abordarse: la seguridad, las necesidades humanitarias de los refugiados y los desplazados internos afectados por la destrucción y la muerte de la guerra, la pandemia galopante de COVID-19, la garantía de que se mantengan los fundamentos de la condición de Estado y la soberanía, y la protección del estado de derecho en este momento tremendamente frágil y emotivo. Estas cuestiones no pueden ser tratadas por las partes tribales congregadas en torno a una persona. Más que nunca, el populismo debe dar paso a las serias consideraciones de la estadidad. No más avivar los sentimientos públicos y la ira. Las inminentes negociaciones y conversaciones no pueden politizarse, deben centrarse seriamente en el futuro de Armenia, con la defensa de la condición de Estado como prioridad.

Escribiendo esta súplica como uno de los fundadores del Instituto Zoryan en la Diáspora y Armenia, estoy instando a los poderes dentro y fuera del gobierno de Armenia a considerar esta sugerencia: reunir a representantes prominentes de las diversas facciones de la sociedad en un comité para el debate. Este comité incluirá a representantes del gobierno de las últimas cuatro administraciones de la República de Armenia, incluyendo a Levon Ter Petrosian, Robert Kocharyan, Serzh Sargsyan y Nikol Pashinyan, cada uno de los cuales seleccionará a un representante para que se una a este comité en su nombre. Por ejemplo, Levon Ter Petrosian podría seleccionar a Jirair Libaridian como historiador y antiguo enviado especial, cuya experiencia y participación en las negociaciones con las diversas partes en este conflicto en nombre de Armenia sería inestimable. También sugiero que este comité incluya a los presidentes anteriores y actuales de Artsakh y a sus propios representantes seleccionados.

Además, sugeriría la inclusión de otros profesionales de toda la diáspora, algunos nombres posibles que se me ocurren son Rubén Vardanyan (para la diáspora ruso-armenia uno de los fundadores del Premio Aurora), Dr. Noubar Afeyan (como jefe de Moderna, aportando su inmenso conocimiento científico, en particular sobre vacunación y pandemia), Daron Acemoglu (renombrado economista internacional cuya aportación sería decisiva para la reconstrucción de la economía del Estado), y un diplomático de larga trayectoria y representante de Armenia, el Excmo. Embajador Armen Yeganian, cuyos conocimientos serían una valiosa contribución para salvar las distancias entre Armenia y las naciones en las que fue Embajador. Este comité, por supuesto, traerá a otros expertos que consideren oportuno para ayudar en su análisis en la búsqueda de soluciones. Este grupo podrá entonces transmitir sus conclusiones al Gobierno y las recomendaciones a su red en todo el mundo, haciendo participar a la diáspora y movilizando el apoyo que Armenia necesita desesperadamente.

Insto al actual Gobierno de la República de Armenia y a todos los partidos de la oposición a que no pierdan más tiempo en la formación de esos comités como se ha descrito anteriormente. El país debe evaluar las fuerzas y factores que han conformado su realidad actual y elaborar un plan para avanzar. Cuanto antes pueda ocurrir esto, antes podrá Armenia actuar en una solución plausible para la creación de un Estado, que traiga paz y estabilidad para todos los armenios.

Dejá un comentario

13 + 17 =