Las formas del negacionismo

2018-03-19T18:44:16+00:00 17/3/2018|Categorías: Institucional|Etiquetas: , , |

A propósito del Simposio Internacional denominado, “1915 – El año más largo del imperio Otomano: Modelos de Desarrollo e Inserción Internacional de la Turquía Moderna con América Latina y el Mundo” a realizarse los días 20, 21 y 22 de marzo en la Universidad Nacional del Oeste y en la Universidad de Belgrano. Evento avalado y auspiciado por Universidad de Ankara

Carta abierta a los señores rectores de la Universidad Nacional del Oeste, Lic. Roberto Gallo, y de la Universidad de Belgrano, Dr. Avelino Porto.

Estimados rectores, en tanto descendientes de armenios, profesionales de las ciencias sociales, jóvenes argentinos y miembros de la Fundación Luisa Hairabedian no podemos dejar de advertir que las charlas que se organizan en las universidades mencionadas tienen un alto componente negacionista. Estos simposios no son nuevos, comenzaron a “rodar” por diferentes universidades latinoamericanas hace más de tres años, en el 2015, a partir de la Conmemoración del Centenario del Genocidio Armenio (1915-1923)

Argentina es el único país que reconoce el Genocidio Armenio por sus tres poderes de gobierno. Específicamente, en el año 2006 el Congreso argentino promulgó la Ley 26.199 que declara al 24 de abril como el “Día de Acción por la Tolerancia y Respeto entre los pueblos” en conmemoración del genocidio del que fueron víctimas los armenios. Asimismo, Argentina tiene la excepcional particularidad de haber llevado adelante el Juicio por el Derecho a la Verdad del Genocidio Armenio en el cual se probó judicialmente el crimen de genocidio a partir de un proceso que incluyó la presentación de documentación oficial de diversos países que, junto a las memorias de los sobrevivientes, fueron datos fidedignos y probatorios de los crímenes de estado cometidos por los turcos.

Sin embargo la negación no cesa en afirmaciones como:
1) Que no existía el crimen de genocidio (Análogo al Holocausto).
2) Que los armenios y turcos vivieron siglos en paz y tolerancia (Situación comparable a casi todos los genocidios del siglo XX, dado que no se tiene en cuenta al órgano de gobierno).
3) Que los armenios estaban deseosos de separarse del Imperio Otomano, que eran traidores y, en contexto de guerra, debía ser reubicados (Similar al nazismo y su política de ghettificación ante la “amenaza” judía).
4) Que la culpa de lo que sucedió fue de las potencias imperialistas europeas que sedujeron e infiltraron a los armenios. (Teoría conspiracionista o “del chivo expiatorio”).
5) Que fue una guerra entre dos facciones. (He aquí la teoría de los dos demonios versión turca).
6) Que todos (y todas), armenios y turcos sufrieron… dado que en el marco de la 1° Guerra Mundial muchos murieron… que todos perdieron. (Teoría del sufrimiento compartido).
Podríamos seguir enumerando… pero pasemos a lo que no niega u oculta.

Pero, ¿ qué es lo que se niega por omisión u acción?
1) La documentación histórica probatoria del genocidio, que tiene existencia real en diferentes archivos del mundo, incluido los archivos turcos sobre los cuales han trabajado historiadores turcos y turco-armenio comprometidos con la investigación y la verdad (haga click y visualice Documentos históricos del Genocidio Armenio).
2) Nada dice del 1.500.000 de víctimas. Nada de las violaciones de mujeres, jóvenes y niños. Nada del secuestro de menores. Nada de las destrucción de Templos, Iglesias y bienes culturales. Nada de las Caravanas de la Muerte. Nada dice de otras minorías, igualmente vejadas y exterminadas, como los griegos. Nada se menciona de la apropiación de bienes por parte del Estado. Nada se dice de la sistematicidad y centralidad con la que todo esto ocurrió en 1915, en 1916 y en los años siguientes.
3) Nada se dice de las investigaciones que prueban el genocidio armenio (el segundo genocidio más investigado a nivel mundial).
4) Nada se dice de los premios otorgados y las presiones llevadas adelante por Turquía a las instituciones e individuos que habilitan las prácticas negacionistas.
5) Nada se dice de nuestros abuelos y abuelas, que perdieron a sus padres, a sus hermanos y hermanas, a sus hijos e hijas, a sus seres queridos, su tierra, su lugar.

Acciones como estas van en contra de los principios universales que sostienen la protección de derechos asentadas sobre la dignidad humana.

Si bien, comenzamos presentándonos como descendientes de armenios, como historiadores, como argentinos: en realidad, la lucha nos trasciende y lo más relevante es considerar que el negacionismo -en cualquiera de sus formas- atenta contra la Verdad, la Memoria y la Justicia.

Fundación Luisa Hairabedian
www.verdadyjusticia.org.ar

Dejá un comentario

dos × uno =